La mayoría trabaja más de lo debido en EE.UU.

Cuando te contratan para un trabajo de tiempo completo, el acuerdo es que dedicarás al menos 40 horas por semana laboral.

La expectativa —especialmente para los empleados asalariados que no califican para horas extra— es que invertirás más tiempo para asegurarte de terminar tus proyectos.

O porque el jefe necesita algo en el último minuto.

O simplemente porque todos en la oficina por lo general trabajan más de 8 horas al día y te ven como una especie de holgazán si no lo haces.

Así que, ¿realmente cuánto tiempo trabajan los empleados estadounidenses a tiempo completo cada semana?

Según una encuesta que Gallup realizó el verano pasado, se determinó que el promedio para los empleados a tiempo completo en realidad era de 47 horas… o bien, 46 si separas a aquellos trabajadores que solo tienen un trabajo. De cualquier manera, eso es casi el equivalente a un día hábil adicional, lo cual supera la habitual semana laboral de cinco días.

De los más de 1.200 adultos encuestados, el 21% dijo que trabajaba de 50 a 59 horas, mientras que 18% dijo que trabajaba 60 horas o más. Otro 11% estimó un promedio de 41 a 49 horas.

Mientras tanto, más de la mitad de las 7.500 personas que tomó la prueba de equilibrio entre trabajo y vida que CNNMoney realizó la semana pasada, dijo que se siente presionada a trabajar más de ocho horas al día y también a trabajar algunos fines de semana.

Así que, al parecer para los empleadores representa una ganga cuando se trata de todas las horas adicionales de trabajo.

O quizá no…

Según décadas de estudios, se cree que demasiadas horas en el trabajo pueden hacer que Jack sea un chico menos productivo, menos creativo y menos saludable… por no mencionar que como compañero, está ausente en su casa.

Por supuesto, que trabajar dos o tres horas más a la semana no matará a nadie e incluso puede aumentar la productividad.

Sin embargo, cuando por lo general registras una gran cantidad de horas extra cada semana, corres el riesgo de entrar en la tierra de rendimientos decrecientes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades citan estudios que encontraron “un patrón de rendimiento en deterioro en las pruebas psicofisiológicas, así como lesiones cuando se trabajaban largas horas”.

También citaron cuatro estudios en los que se determinó “que de la novena a la doceava hora de trabajo se asociaban con sentimientos de disminución del estado de alerta y aumento del cansancio, menor función cognitiva y disminución en la vigilancia en cuanto a tomar las medidas requeridas para una tarea”.

Algunos empleadores en realidad lo entienden.

Ryan Sanders, cofundador del fabricante de software de Recursos Humanos BambooHR, ha instituido lo que él llama una “política anti-adicción al trabajo” para su equipo de más de 130 empleados.

Él insiste en que sus empleados no trabajen más de 40 horas por semana laboral (la mayoría de su personal es asalariado y no es elegible para horas extra).

La lógica de Sanders es simple: agotarse es malo para los empleados, para sus familias y para su negocio.

Si nota que un empleado está registrando 60 horas, primero intentará averiguar por qué lo hace, dijo. ¿Acaso su departamento está corto de personal? ¿Acaso está haciendo cosas que antes eran esenciales pero ahora ya no son tan importantes? ¿Acaso siente una presión tácita para trabajar todo el tiempo?

Si el empleado persiste en trabajar demasiado, conversará con el empleado descarriado de forma “más rígida”. En un caso, tuvo que hablar con un miembro del personal varias veces porque ella insistía en querer hacer más.

Por supuesto, es fácil sucumbir a esa compulsión de querer hacer más cuando hay mucho que hacer, ya sea que estés trabajando para una nueva empresa, una compañía que esté en búsqueda de la cuota de mercado o simplemente porque un jefe decide que un proyecto determinado es fundamental y urgente.

Sin embargo, aun cuando ese sea el caso, eso no debería significar horas de trabajo descabelladas y plazos forzados todo el tiempo, según lo considera Sanders.

“Te estás engañando a ti mismo si crees que lograrás hacerlo todo”, dijo Sanders. “Se vuelve realmente importante el hecho de priorizar”.

Comparte tu historia de terror sobre el equilibrio entre tu trabajo y tu vida. ¿Cuál es el peor ejemplo en el que tu trabajo interfiere o ha interferido con tu vida familiar? Cuéntanos tu historia y tu historia podría aparecer en un próximo artículo de CNNMoney.

Por:CNN Español