Aumento de perros abandonados en el oeste amenaza el turismo

La proliferación de perros realengos en la isla se ha convertido no tan solo en un problema a la seguridad en nuestras vías públicas y vida de los propios canes, sino que parece afectar el turismo en el país. Al menos así lo denunció el alcalde de Cabo Rojo quien aseguró que la merma de visitantes a la playa Pitahaya de ese municipio se debe al aumento de perros que se ha producido en esa zona.